Tendencias de construcción en 2022

Después del período turbulento de ajustes de pronósticos y cambio en las expectativas que convino con la crisis sanitaria, el 2022 será un año de resurgimiento y crecimiento en la industria de la construcción. Ante los crecientes costos de la construcción y la escasez de mano de obra, el mayor desafío para el sector implica una innovación marcada por nuevas ideas competitivas y la reducción del margen de error y desperdicio.

Ya antes del 2020, la industria de la construcción se encontraba lidiando con problemas transnacionales como la sostenibilidad, el cambio climático y la urbanización masiva y, si bien el mercado de la construcción está habituado a las recesiones cíclicas, la rapidez y la fuerza del impacto que tuvo el COVID-19 no tienen precedentes.

No hay dudas de que la pandemia ha afectado la forma en la que la industria de la construcción hace negocios desde la programación y el cierre de proyectos hasta la contratación de trabajadores y las reuniones con los clientes, y sabemos que el futuro estará determinado por las secuelas de este periodo tan particular.

Las nuevas tecnologías continúan cambiando la industria en general y la construcción en particular. Las tendencias y los movimientos están cambiando los roles de los profesionales de la industria y los trabajadores de primera línea. A medida que la industria se vuelve más competitiva y el mercado cambia, resulta fundamentalmente valioso para cualquier empresa de construcción aprovechar estas tendencias.

Sigue leyendo para conocer las 10 tendencias de la industria de la construcción para 2022 que te ayudarán a mantenerte competitivo.

  1. Cloud computing o computación en la nube para la construcción

La computación en la nube es ciertamente una innovación en la industria de la construcción. Implica la digitalización de todos los datos y procesos de tu negocio para que sean almacenados y accesibles desde la nube.

La crisis sanitaria ha contribuido a que varias empresas de construcción se mudaran y trabajaran completamente en la nube y se espera que un número creciente de empresas del sector se incorporen a esta tecnología en 2022.

Al trabajar en la nube, puedes acceder a todos tus programas y datos en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo, permitiéndote hacer tu trabajo en cualquier momento y en cualquier lugar.

  1. Gestión de la cadena de suministro

Durante los primeros meses de la pandemia, muchos contratistas no pudieron siquiera obtener los materiales básicos como arena, cemento y ladrillos, así como también sufrieron la escasez de mano de obra.

Es fundamental monitorear constantemente la cadena de suministro de extremo a extremo a fin de evitar la interrupción que puede causar la falta de un producto tanto a corto como a medio plazo. Se deben también establecer planes de contingencia y estrategias alternativas para acceder a los insumos y servicios primordiales para la reactivación de los proyectos.

Muchas empresas buscan comprometerse con un número menor de organizaciones bien alineadas y observar más de cerca dónde se basan sus cadenas de suministro, buscando diversificarse a fin de evitar tener demasiados proveedores concentrados en una sola área.

En general, hemos reconocido la importancia de la creación de una cadena de suministro flexible que pueda adaptarse rápidamente para contratar proveedores alternativos y evitar así la escasez de recursos que pueden afectar la continuidad de los proyectos de construcción.

  1. Estructuración de contratos y colaboración

Trabajar con socios estratégicos es más importante que nunca. Los contratistas buscan cada vez más asociarse con clientes donde hay un mejor equilibrio de riesgo, más discusión sobre la estructuración de contratos y una alineación de valores más amplios, por ejemplo, en temas como la diversidad, el bienestar y la innovación en el lugar de trabajo.

Las empresas necesitan tener en claro sus derechos contractuales y responsabilidades de cada proyecto para minimizar las disputas posteriores. En particular, en las cláusulas que se refieran a fuerza mayor, intervención gubernamental o legislativa los cambios deben ser contemplados cuidadosamente.

A partir de la pandemia se ha reforzado para los contratistas la necesidad de ser más selectivos en los trabajos que ofertan, las condiciones que están dispuestos a aceptar y los socios con los que trabajan. Las partes interesadas están comenzando a reevaluar la asignación de riesgos incluidos los contractuales.

Por otro lado, contar con trabajadores calificados es fundamental para optimizar la productividad y maximizar los márgenes de ganancias pero, desafortunadamente, contratar y retener el talento adecuado en la construcción resulta cada vez más desafiante. Se recomienda a las empresas que desarrollen estrategias para retener al personal calificado y digitalizar las operaciones comerciales para aliviar la carga administrativa y entusiasmar a las nuevas generaciones.

Afortunadamente, existe un fuerte sentido de unidad dentro de la industria, donde todos entienden que tienen un papel que desempeñar para lograr el objetivo común de entregar los proyectos y mantener los sitios de construcción en actividad.

  1. El foco puesto en la seguridad

La pandemia ha obligado a las autoridades, a los contratistas y desarrolladores a formular y poner en práctica nuevas regulaciones sobre seguridad. Esta es una tendencia de la industria de la construcción a tener en cuenta. Las nuevas normativas de seguridad tendrán un impacto significativo en prácticamente en todas las etapas, desde la planificación, el diseño, la construcción hasta la contratación y la gestión. Veremos acentuada la importancia de registrar de manera precisa y segura las inspecciones y la documentación relacionadas con el proyecto.

La industria de la construcción tiene la reputación de ser peligrosa. La única forma de cambiar eso es implementando medidas de seguridad que reduzcan la cantidad de lesiones y accidentes. Para ello es necesario que las empresas hagan de la seguridad una prioridad máxima.

Desde la crisis sanitaria, también hemos visto que muchas empresas ponen un mayor énfasis en la salud mental y el bienestar general de los empleados. Para que tu empresa de construcción pueda atraer competitivamente a la mano de obra calificada, busca que la seguridad y la salud física y mental sean un enfoque principal en 2022 y más allá.

  1.  Diversificación e innovación

Ser flexible y adaptable son características esenciales durante toda crisis. La innovación debe ser adoptada en este momento para sostener alguna forma de productividad en un período de inactividad y mantenerse a la vanguardia estando listos para cuando finalmente se reanude la actividad normal.

Sin dudas, las empresas con modelos comerciales diversificados han atravesado con mejores resultados este periodo. Es probable que esta sea una lección duradera para la industria. La diversificación se volverá aún más importante y es recomendable que los contratistas exploren cómo trabajar en diferentes líneas para revertir el efecto de la reducción del flujo de trabajo en algunos sectores de la construcción.

Optar por soluciones digitales completas para apoyar la gestión de sus procesos es otra tendencia de la industria de la construcción que está ganando más popularidad. Las soluciones digitales integradas todo en uno adaptadas a la industria permiten a los propietarios y directores de negocios beneficiarse de los datos e informes en tiempo real para tomar decisiones mejor informadas al administrar los recursos, controlar los costos y maximizar los márgenes de ganancias. Estas nuevas tecnologías llevan el control del proyecto mucho más allá de los cálculos de sobrecostos y la documentación de retrasos en la construcción. Mejoran la forma en que las empresas de construcción toman decisiones y administran sus empresas.

Con el aumento de las soluciones digitales, esta tendencia aumentará visiblemente en 2022.

Nueva normalidad, nuevas tendencias

Desde el comienzo de la pandemia, los contratistas han pensado en formas alternativas de trabajar y seguir siendo productivos. Muchas empresas han iniciado un proceso de adaptación para mitigar el impacto de COVID-19 en los negocios como por ejemplo aquellas que modificaron sus patrones de trabajo para incluir turnos nocturnos y compensar así los menos turnos permitidos durante el día. Otras, como easyAlquiler, han volcado todos sus esfuerzos para proveer sus servicios en línea simplificando al cliente el trámite para obtener las mejores herramientas disponibles en el mercado.

Sin duda, las tendencias en el sector de la construcción estarán fuertemente marcadas en este 2022 por la crisis sanitaria. Hemos visto cómo las industrias se han enfrentado a la pandemia con adaptaciones e innovaciones que generaron cambios positivos y colaboraron con el crecimiento y la evolución en diversos sectores.

En el mundo de la construcción, aquellas empresas que salgan de esta crisis con las ganas de innovar, incorporando la digitalización de sus procesos, con una cadena de suministro consistente, trabajadores calificados y con el foco puesto en los nuevos estándares de seguridad, estarán bien posicionadas para aprovechar las nuevas oportunidades, independientemente de cómo evolucione el mundo posterior al COVID.

Ir arriba