Cómo aprovechar los pintauñas que no nos gustan

Hace unos días vimos un consejo de la abuela para conservar un poco tiempo más el rímel, pero también hay otros trucos para extender o modificar los productos que tenemos en casa.

En esta ocasión a lo que vamos a aprender es a modificar una laca de uñas o pinta uñas. A todos nos ha pasado alguna vez que una vez comprado el pinta uñas lo aplicamos y no nos gusta el resultado, ¿qué hacemos? ¿Lo desterramos de nuestro neceser y nos olvidamos de él para siempre? Yo lo he hecho en muchas ocasiones in embargo ahora he aprendido que todo tiene solución.

Podemos modificar el color de un pinta uñas bien con sombra de ojos en polvo o bien mezclando dos colores distintos de laca.  De cualquiera de las dos formas obtendremos colores diferentes que seguro nos gustarán más que el inicial que íbamos a desechar.

Ir arriba