Serigrafía o impresión digital, ¿qué técnica elegir?

Hoy en día es muy habitual diseñar camisetas con algún texto o imagen que utilizar en celebraciones, despedidas o cualquier otro evento. A la hora de realizar la estampación de esa imagen en la camiseta, nos encontramos en la tesitura de tener que elegir entre dos técnicas: la serigrafía y la impresión digital. Ambas son técnicas muy utilizadas en la personalización de camisetas. Ninguna es mejor que la otra, pero sí que existen importantes diferencias que pueden influir a la hora de apostar por una u otra técnica. Por este motivo, hoy queremos hablaros de la diferencia entre DTG y serigrafía, para que tengáis más claro que opción elegir a la hora de estampar una camiseta.

Serigrafía, la técnica más tradicional

Lo primero de todo es conocer cómo funciona la técnica de la serigrafía. Se trata de un proceso que requiere de varios pasos, comenzando con la elección del diseño que se quiere colocar en la prenda de ropa. Este diseño se imprimirá en un fotolito que será transferido a una malla de tejido tensado sobre un marco y que se denomina bastidor. Aquí se consigue que algunos poros de la malla queden abiertos, siendo este el lugar por donde pasará la tinta. Una vez lista esta pantalla, se colocará sobre la prenda a serigrafiar, transfiriendo la tinta de un solo color por medio de una escobilla de goma. En el caso de que en el diseño se utilice varios colores, sería necesario preparar un bastidor para cada uno de ellos.

Su principal ventaja es que es un proceso económico, consiguiendo un resultado final de gran calidad y ofreciendo resistencia a los lavados. Es la técnica perfecta para grandes pedidos en las que solo sea necesario utilizar un único color y el diseño no sea demasiado complejo.

El serigrafiado no todo iban a ser ventajas, también tiene sus desventajas. Aquí podemos destacar el coste de la preparación del bastidor y la necesidad de tener que preparar varios en el caso de utilizar varios colores, lo que al final encarece el producto.

Impresión digital directa o DTG

La segunda de las técnicas de las que queremos hablar es la impresión digital directa que está basada en la tecnología de inyección de tinta. Para realizar este grabado, se utilizan impresoras que se equipan con tintas textiles y que se encargan de aplicar la tinta directamente sobre la ropa, sin necesidad de tener que realizar ningún paso previo. Este proceso se puede asemejar al que se realiza cuando imprimes sobre papel. Se elige el dibujo que se quiere estampar, colocas la camiseta en la base de la impresora e imprimes directamente sobre la prenda.

Al igual que la serigrafía, esta técnica ofrece importantes ventajas entre las que podemos destacar que es ideal para cantidades pequeñas, ya que no hay que preparar ningún bastidor previo. También hay que destacar que permite reproducir detalles muy definidos, consiguiendo un resultado final muy suave al tacto. A diferencia que el caso anterior, aquí no hay límite de colores.

Como principal desventaja, nos encontramos que el coste de estampación suele ser más elevado que la serigrafía y su producción suele ser más lenta.

Para finalizar, decir que la serigrafía y la impresión digital directa no son técnicas rivales, sino que pueden convivir conjuntamente. En el caso de un pedido grande donde no haya muchos colores, tirar de serigrafía sería lo más idóneo. Por el contrario, si se trata de pedidos pequeños en los que es necesario reproducir imágenes con muchos detalles y colores, entonces la mejor opción es apostar por la técnica DTG.

Una vez que has conocido estas dos técnicas, ¿cuál elegirías para tus diseños? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta