Reciclando agua de mar con la abuela María

Para aprovechar el agua salada del mar no hacen falta grandes plantas desalinzadoras. También podemos convertir agua salada en agua dulce con pequeños trucos caseros que nos ayudarán a ahorrar un poco de agua en casa. El proceso quizá es un poco más lento y la cantidad de agua que conseguimos también es menos pero si le podemos dar algunos usos concretos.

Así lo hace en este corto la Abuela María, que con unos cuantos cubos, vasos y plástico de envolver los alimentos consigue reciclar agua del mar. En el cort,o realizado por David Valero para el I Festival Ecológico de Microcortos: La luciérnaga fundida, María y su nieto recogen agua del mar para luego utilizar un sistema por el que el agua se evapora y cae al vaso limpia y sin sal.

El líquido que obtienen lo utilizan para regar las plantas, hacer un café o poner agua al canario.  Una pequeña acción que contribuye a cuidar nuestro planeta.

Vía: Ecoinventos

Ir arriba