Mi taza preferida

tazas personalizadas

Imagina cuatro tazas en una mesa: una de flores, una de rallas, una de topos y una de colores lisos. ¿Con qué taza te quedarías? Seguramente ya tienes una favorita tan solo de imaginarlas mentalmente, y es que tener una taza preferida es algo que le ocurre a todo el mundo casi de manera involuntaria, ¿por qué se le coge cariño a las tazas?

Las tazas son un elemento con el que estamos totalmente familiarizados ya que hemos convivido con ellas desde que tenemos memoria. Siendo un utensilio esencial de la cocina, todas las culturas y sociedades cuentan con este tipo de recipiente.

Tanto gustan las tazas que el Paseo de la Reforma de Méjico DF fue escenario reciente de la exposición temporal ‘Despierta a la vida‘. En ella, Nescafé convocó a 12 artistas para crear 12 tazas enormes (dos metros de altura por dos metros de ancho) que debían transmitir la palabra optimismo.

Así, los diferentes artistas crearon 12 tazas distintas y totalmente originales con estilos muy diversos que ya están exhibidas en las afueras del Museo de Arte Moderno de la ciudad.

Obviamente, todas las personas que han visto estas 12 tazas diferentes ya saben automáticamente cuales de ellas se llevarían a casa. El término “para gustos, colores” viene más que ni pintado en este asunto.

Para gustos, tazas

El cariño que se le coge a una taza en concreto, a “nuestra” taza viene determinado por la identificación que sentimos por la misma. Eso está estrechamente ligado con nuestra personalidad y carácter.

De la misma manera que vestimos de un estilo u otro, también hay otros elementos comunes de nuestro entorno que nos ayudan a describir nuestra persona.

Y aún hay más, otra de las razones por las qué se les coge cariño a las tazas es porque se relacionan con momentos agradables. Piénsalo… ¿en qué tipo de momentos tomas una bebida en taza?

Normalmente son momentos de relajación, como leer un libro o navegar por internet, por eso se relacionan con sensaciones positivas. Otra teoría es que la sensación agradable la produce la bebida que hay en la taza, más que la taza en sí.

En realidad, la asociación de las tazas al placer o el confort viene de ambas partes. Una bebida que nos gusta, nuestra taza preferida y una actividad relajante, ¿qué más se puede pedir? Si los pequeños placeres son lo que cuentan, no es de extrañar todo el mundo disfrute de una bebida en taza.

Tazas personalizadas

Las tazas personalizadas con una frase, un logotipo o una foto de nuestro gusto son el máximo exponente dentro de la “gama” de tazas preferidas.

Al crearse de manera totalmente personal e individual, este tipo de tazas son populares artículos de regalo pues además se trata de un elemento muy útil al que seguro se le sacará partido antes o después.

Y es que, realmente, dónde haya una taza con la foto de sus hijos, de sus amigos o su pareja, ninguna otra taza puede competir.

Imágenes fuentes: Flickr Suckamc , Flickr Breibeest, Flickr Maltman23 y Flickr Joeshlabotnik

Ir arriba