¿Cómo puedes tener en casa tu propia bodega de vinos?

Para tener en casa tu propia bodega de vinos, hay muchos factores a considerar, bien sea la temperatura vino blanco, la del vino tinto y las condiciones de almacenamiento. Lo ideal es contar con una nevera vinoteca para asegurar que el vino se conserve de la mejor manera.

Tener en casa tu propia bodega de vino es posible, sobre todo ahora que es algo que está muy de moda entre los aficionados a los buenos vinos y quienes conocen su cata. Incluso, muchos tienen su propia colección para ocasiones especiales y reconocen los errores más comunes al tomar vino.

Sin embargo, no se trata solo de tener tu propia bodega de vinos y ya, hay algunas características con las que se deben cumplir para que las botellas se mantengan en niveles óptimos de conservación y su sabor perdure por mucho más tiempo.

La pasión por el vino es mucho más común de lo que la gente piensa y son muchas las personas que llevan años coleccionando botellas de vino en sus propios hogares. Muchas de estas han habilitado espacios en sus casas, para poder tener su propia bodega de vinos.

Hay que tener presente diferentes factores para entender cómo puedes tener en casa tu propia bodega de vinos sin sacrificar la calidad de los mismos.

Elegir un lugar apropiado de la casa

Generalmente las viviendas modernas no son fabricadas con espacios para tener una bodega de vinos o una vinoteca, pero hay muchas opciones para elegir que son muy comunes, como debajo de la escalera, la cocina e incluso en habitaciones extras.

En ocasiones, las personas suelen tener despensas extras apartadas de la cocina, que seleccionan como lugar para almacenar las botellas y tener su propia bodega de vinos. Así que echar un vistazo en la casa ayudará a elegir el mejor lugar.

Cuida la temperatura

Sin duda el nivel de temperatura es importante al momento de tener en casa tu propia bodega de vinos. Esto es crucial para cualquier bodega de vinos, sin importar en qué lugar se encuentre, bien sea para colección y uso personal, o para venta y distribución.

Es recomendable elegir un espacio fresco, en el que las botellas no reciban luz solar directamente, ni estén cerca de electrodomésticos que impliquen focos de calor, como el microondas o el horno.

Hoy es posible comprar vinotecas fabricadas especialmente para la conservación y almacenamiento de botellas de vino, con temperaturas que pueden ser graduadas según el tipo de vino incluso, ya que el la temperatura del vino blanco es diferente a la del vino blanco, por ejemplo.

Evita los lugares con mucho ruido

Aunque parezca raro, las áreas de la casa que son muy ruidosas, pueden comprometer la conservación de los vinos. La vibración de equipos electrodomésticos como las lavadoras por ejemplo, puede provocar que el vino se agite dentro de las botellas y cambie su sabor, o sus cualidades.

Para hacer tener en casa tu propia bodega de vinos, debes evitar ruidos fuertes que incluso pueden quebrar las botellas y se rompan.

Asegurarse de tener un buen soporte

Las botellas deben almacenarse en estantes, o despensas que sean realmente firmes, o con un buen soporte de madera, no solamente para que estén estables, sino también para que no adquieran ningún olor o perfume externo.

Para tener en casa tu propia bodega de vinos, es necesario asegurarse de que las botellas no queden inestables, se muevan o resbalen. Esto también aplica para las vinotecas, las cuales vienen en diferentes modelos y tamaños, indicando cuál es la cantidad de botellas ideal para almacenar en ellas.

Tanto los estantes, como las vinotecas eléctricas, tienen espacios especiales para que los vinos reposen de manera horizontal, puesto que es la manera recomendable.

Contar con todos los equipos y complementos

Si quieres que la experiencia de tener en casa tu propia bodega de vinos esté completa, es importante contar con diversos implementos relacionados. Además de una vinoteca, es necesario tener a la mano otros artículos como los sacacorchos, las copas, entre otros.

Tener disponible una vinoteca, siempre es una buena opción para no poner en riesgo la calidad de los vinos, por lo que este es un complemento perfecto para agregar si lo que quieres es tener tu propia bodega de vinos.

Una vez que se encuentre el lugar ideal y que la temperatura esté graduada de manera apropiada para la conservación de los vinos, los apasionados por esta bebida pueden usar su imaginación y creatividad para organizar las botellas por tipo o por año. Parte de tener en casa tu propia bodega de vinos, es saber dónde está el vino que te provoque en un momento en específico, y para esto será necesario llevar una manera de orden en la colección según tus necesidades.

Ir arriba