-

Hacer pequeñas rosas con cáscara de naranja

Seguramente has visto en alguna ocasión algún centro de mesa que tiene como protagonista a las flores y otros elementos secos, son muy comunes y además de dar color a la decoración, en ocasiones vienen perfumados, por lo que desprenden un agradable aroma.

A través del vídeo de hoy puedes aprender a hacer pequeñas rosas de colores con piel de naranja para decorar cualquier centro de mesa o colocarlas sonde tú quieras.
El procedimiento es muy simple, sólo necesitas la piel de las naranjas, anilina y, en caso de que quieras que desprendan un agradable aroma, el perfume que más te guste. Bastará con despulpar las naranjas, cortar la piel de la manera adecuada, dejarla secar, posteriormente darles color gracias a la anilina y finalmente rociarlas con tu perfume preferido.

Un procedimiento sencillo que te dará como resultado unas bonitas rosas de piel de naranja que puedes utilizar para decorar lo que tú quieras.

 

Lo último...

Claves para decorar tu hogar y darle un estilo industrial

En los últimos años, el estilo industrial se ha convertido en todo un referente a la hora de decorar los hogares de todo el...

Tips y consejos para limpiar a fondo nuestros hogares

Si buscas consejos para limpiar tu casa, a continuación te proponemos una lista con estupendos tips que te ayudarán a tener tu hogar como...

Mosquiteras a medida, tu mejor opción

Los insectos, el polen y la suciedad pueden ser muy molestos cuando abres las ventanas de tu vivienda para disfrutar de la brisa exterior,...

Ideas estupendas para la decoración navideña de este año 2020

Las navidades se encuentran ya a la vuelta de la esquina. Así que, seguramente, querrás saber un poco más a cerca de algunas tendencias...

Ideas para decorar las paredes de tu hogar y darles una nueva vida

Si buscas ideas para decorar las paredes de tu hogar a continuación, te propongo unas cuantas que están bastante bien. Recuerda la importancia le dar vida a tus paredes ya que...
Artículo anteriorTendencias gráficas simples
Artículo siguienteLa casa de Pitingo