Elegir el adorno de nuestra boda

Uno de los días más felices de nuestra vida es nuestra boda. Hay parejas que deciden no casarse o pero las que lo hacen quieren recordarlo como uno de los mejores días de su vida por eso se esmeran en cuidar cada detalle, para que todo quede perfecto.

Al final, casi siempre hay algo que no sale del todo como hubiésemos querido a lo largo de la celebración, pero algo que si podemos planear con tiempo sin dejar al azar es la decoración, tanto del salón como de la iglesia, las flores para los bancos, a la entrada de la iglesia o el juzgado, en la playa…. o en lugar que hayamos elegido para el enlace.

Aunque en realidad no tienen por qué ser sólo flores, también puede tratarse de suaves cinta de tul, de globos, velas, etc… cualquier combinación bonita y original, y sobre todo que guste a los protagonistas, es buena.

Ir arriba