Cómo elegir la mejor funda para el sofá

Muchas personas no saben qué hacer cuando su hijo mancha el sofá o cuando la mascota araña su superficie. Para ello, la mejor solución es comprar fundas. En Costuratex tienen fundas para proteger el sofá de todas estas situaciones cotidianas. Además, estas fundas para el sofá están disponibles en diferentes colores, diseños, texturas y dimensiones.

¿Para qué sirven las fundas de sofás?

Las fundas de sofás son telas que se colocan en estos muebles para protegerlos de accidentes que puedan deteriorarlos, como pueden ser los provocados por las mascotas o los niños. Las fundas suelen estar hechas de algodón y poliéster, por lo que las personas que se decantan por comprarlas notan su resistencia y suavidad.

Por otro lado, las fundas sirven para decorar el sofá y darle un aspecto distinto al salón. Por ello, para las personas que quieren un cambio en el hogar y no quieren comprar un sofá nuevo, pueden utilizar una funda y aportarle un toque distinto a la estancia.

¿Qué tipos de fundas existen en el mercado?

Se pueden encontrar en el mercado múltiples fundas de diferentes tamaños, texturas y colores que se adaptan a los gustos de cada persona. Entre ellas, destacan las fundas elásticas ajustables. Están fabricadas de un tejido elástico, que se ajusta al sofá y no se mueve del sitio.

De la misma manera, en el mercado también están las fundas elásticas dúplex, que están formadas por dos telas de tejido elástico. Para colocarlas correctamente en el sofá, hay que quitar los cojines y poner la primera tela. Una vez colocada, se vuelven a acomodar los cojines y se pone la segunda tela. Cabe señalar que hay fundas elásticas para sofás de una, dos y tres plazas.

Por otro lado, las fundas para sofás prácticas cubren las zonas más propensas a estropearse como los asientos, los brazos o el respaldo. Este modelo es idóneo para aquellas personas que quieran que el sofá siga siendo visible, pero deseen protegerlo.

En este sentido, las fundas se pueden elegir del mismo color que el sofá o de diferentes colores que combinen con el resto de la decoración. Las fundas para sofás Chesterfield están diseñadas exclusivamente para proteger el sofá Chéster de estilo inglés sin perder la elegancia tan característica de este tipo de sofás.

Aunque son más difíciles de encontrar, también están las fundas para sofás rinconera, que son elásticas y se adaptan con facilidad a la forma que tiene la rinconera. Y para las personas que buscan la opción más barata del mercado, están los foulards, que se pueden colocar de forma que cubra todo el sofá o solo una parte de él.

Las fundas para sofás Chaise Longue, las más demandadas

Los sofás Chaise Longue están muy de moda, ya que ofrecen comodidad y relajación para toda la familia al poder estirar los pies sin quitar espacio en el salón. De hecho, ocupa menos espacio que dos sillones normales de dos plazas.

Las fundas se adaptan a la silueta del sofá, aunque hay que tener en cuenta el lado en el que se sitúa la extensión donde la persona se tumba para leer o ver la televisión cómodamente. Además, pueden ser elásticas o prácticas, pero la mayoría de las personas se decantan por estas últimas para no tapar todo el sofá.

¿Qué aspectos hay tener en cuenta para elegir la funda ideal?

Antes de comprar una funda para el sofá, es importante elegir la que mejor se adapte a este, ya sea que se trate de un Chaise Longue, un Chesterfield, un sofá rinconera o uno de dos plazas sencillo. A continuación, el comprador tendrá que elegir el color y el tejido que más le guste y el que mejor combine con los muebles de la estancia.

También, es necesario medir el sofá para comprar una funda que se adapte a la silueta correctamente. Para ello, hay que medir las dimensiones de la longitud desde un brazo a otro y la altura tomando como referencia la parte de atrás del sofá.

En caso de que sea un sofá Chaise Longue, hay que determinar si el lado de la extensión se sitúa a la derecha o a la izquierda y hay que llevar el mismo método de medición que un sofá normal, pero añadiendo la extensión.

¿Cómo hay que limpiar las fundas de sofás?

Para limpiar las fundas de sofás es importante cerrar las cremalleras para evitar que durante el lavado se rompan. Previamente, hay que echar un vistazo a las etiquetas de las fundas para leer las indicaciones correspondientes al lavado como la temperatura del agua o a la compatibilidad con ciertos productos de limpieza.

Aunque siempre es recomendable utilizar un detergente que no sea muy agresivo. Del mismo modo sucede con los quitamanchas. Por último, una vez lavadas las fundas es importante secarlas al aire evitando los rayos del sol.

Dejar respuesta